bannerCanto, Poesía... ¡y más!

Canto, Poesía... ¡y más! - Índice de Poemas - En tan tierna floración de amor

Autor

Desconocido
I
En tan tierna floración de amor...
nos hemos separado.
Que es como si todo
se hubiese quedado
en la interrupción de un éxtasis
somnoliento y tibio.
Yo apenas sí reparo
que me he quedado
con los brazos abiertos...
en espera todavía de tus abrazos.
Y apenas ayer me he sorprendido
teniendo que cerrarlos
a la orden tenaz de la conciencia mía...
que me obligó a romper tus lazos.
Así, de mí te he separado...
mas no te he desprendido.
Es como si te hubiese perdido
en un momento de fugaz desvío,
y más cerca, mucho más,
te haya encontrado.
Y hoy, rondando ausencias,
retando llorosas lejanías...
sólo he dado un paso más dentro de mi alma
y más adentro... mucho más,
allí te he hallado.

II
Te dije adiós... ¿recuerdas?...
muy tristemente.
Partí, partiéndome la vida en dos.
Llegué a oír tu eco de un
'buena suerte'...
y fue como una burla de amor
para los dos.
En tan tierna floración de amor Solo después, y aprisionado
en la árida estancia en que me aislabas,
volví a decir tu adiós...
y enmudecí de miedo.
Solo hasta entonces, desolado,
comprendí que al irte te llevabas
la raíz y la rama de mi sueño
por donde crecen
todos los sentidos de mi espera.
Muerto el ensueño, al partir tú
ya me arrancabas la luz y el misterio,
el color y la sombra...
y ante mi alma vivaz que aún se asombra,
todo anhelo de ser fue desprendido.

III
Digo tu adiós... y lo aprieto entre mi boca,
pues temo que mi amor en su vehemencia loca
lo robe de mis labios
y no pueda volver a decírtelo jamás.En tan tierna floración de amor
Pero aunque del dolor la rueda
gire más sobre mi última vereda,
por tan sólo prolongar tu huella
diré tu adiós mañana y siempre...
y tu adiós será regreso... vida... y más.

IV
Diré tu adiós, amor, más no tu olvido
mientras sepa que me quieres tú.
Tu olvido sería muerte de lo único vivido...
y tampoco quiero que me olvides tú.
Cuando ya no me quieras, haz más advertido
tu desamor que tu infranqueable ausencia...
y ya no diré el adiós a tu presencia,
sino el abandono en ti... de mi existencia.
Adiós amor... hasta el recuerdo;
y como el recuerdo es constante...
adiós... adiós hasta el instante
que no sé si ha de llegar...
en que te deje yo de amar.

Desgraciadamente desconocemos el autor (a) de este poema.